EL PLAN ESTRATÉGICO DEL DEPORTE ARAGONÉS. UN BUEN COMIENZO.

Javier Pérez VillaNoticiasLeave a Comment

Todos los que de una forma u otra forma, tenemos relación con el deporte en Aragón, estamos sin duda de enhorabuena.

Es un hecho por pocos discutido que la normativa reguladora del deporte, tanto en el ámbito estatal, como en nuestra ámbito autonómico, ha sido claramente superada por la realidad. En ambos casos, los marcos normativos datan de principios de los 90. El deporte hoy, tiene muy poco que ver, con el que se realizaba en aquellos años. En ambos casos, estatal y autonómico, y como por otro lado es también conocido, se está trabajando en la reforma de las leyes reguladoras del deporte.

Sin embargo, y hablando de Aragón, me parece, no solo un acierto, sino algo absolutamente imprescindible, que dado el marco jurídico en el que el deporte está inmerso en nuestro país, con un alto grado de publificación, o control por parte de la Administración, excesivo a mi juicio en algunos casos, sea ésta la encargada de estructurar, o planificar el modelo deportivo autonómico común.

Haciendo un símil propio de la materia, al igual que el deportista que tenga como objetivo progresar en el aprendizaje de una disciplina deportiva, o ser el número uno en su especialidad, necesita, como primer paso, planificar su entrenamiento, también la administración debe de planificar su actuación, para que, finalmente, ésta sea eficiente, y redunde en beneficio de la práctica deportiva y sus usuarios, los ciudadanos, con los beneficios sociales que se obtendrán como retorno (sociedades más formadas, saludables, y con mejor cohesión social.)

El Plan estratégico del deporte aragonés 2.016, trata de sentar las bases del futuro del deporte en nuestra comunidad, y abarca desde la etapa inicial de formación deportiva, hasta las puertas del deporte de alto rendimiento.

De carácter cuatrienal, será revisable, en función de los resultados que su puesta en práctica ofrezca. Parte del estudio de la situación actual del deporte aragonés, cuyas carencias y virtudes analiza, siendo ésta, como no podía ser de otra manera, la línea de salida.

En su análisis del estado actual, si difiero de la visión que se da sobre el papel de los clubes aragoneses en la tecnificación deportiva. A mi modo de ver, y por mi experiencia personal, creo que el mayor peso en la tecnificación deportiva, históricamente ha recaído en los clubes. Ellos han sido, junto con los propios deportistas y sus familias, los verdaderos artífices de los éxitos deportivos obtenidos tanto nacional, como internacionalmente, por nuestros deportistas. No debiendo además de ser así.

No quiero dejar de resaltar, la mención a la búsqueda de bases, necesidades y objetivos comunes a las diferentes disciplinas deportivas, que sin duda los hay, superando la situación actual de aislamiento de cada una de ellas. Sin duda aquí, la tarea no será fácil, dada la actual idiosincrasia reinante en las estructuras de tipo asociativo, que sin duda hay también que superar.

Novedad esencial, en mi opinión, a parte de la propia existencia del plan, es el de tratar de acercar el ámbito deportivo de tecnificación, con con el mundo educativo, dos mundos, hasta tiempos recientes, totalmente aislado el uno del otro. Se están llevado a cabo experiencias piloto, creando estructuras que detecten el talento, y lo sepan encaminar hacia el alto rendimiento, sin merma en la formación académica de los deportistas. Fundamental en este punto me parecen las experiencias ya iniciadas de las aulas de tecnificación, dónde por primera vez se facilita al alumno, la ardua tarea de compatibilizar su necesaria formación académica, con la exigencia en su fase formativa. Dichas experiencias deberán, con el tiempo, de generalizarse.

Tendrán también que mejorarse, los procesos de concesión de ayudas y subvenciones deportivas, que tanto están dando que hablar, y cuyo defectuoso funcionamiento es detectado también el Plan.

Además, se ponen fechas a las cifras, planificándose un aumento en las asignaciones presupuestarias en los años venideros, consciente la administración de la importancia del deporte en la sociedad.

Se ponen en valor también algunas medidas concretas para el fomento de la necesaria participación en el ámbito deportivo de la iniciativa privada, aunque en éste camino hay mucho todavía por hacer.

Sin duda, como he comentado al inicio, la buena noticia es la elaboración de un Plan de éstas características, que redundará a medio y largo plazo en una mejora del deporte en nuestra región.

El Plan, que como ya he manifestado, se ocupa de los periodos iniciales de formación de los deportistas hasta el inicio de su etapa de alto rendimiento, necesita ahora ser complementado por otro que abarque la etapa del alto rendimiento hasta la finalización de la carrera del deportista, y que no se olvide de su inserción en el mundo laboral llegado el momento de la retirada.

En definitiva, el Plan es un buen principio. Ahora, y volviendo al símil deportivo, lo más importante de cualquier planificación, es llevarla a cabo. Queda la tarea más ardua, trasladarlo del papel, que todo, o casi todo lo soporta, a la realidad. El primer paso está dado.

 

Javier Pérez Villa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.